Cómo fue con el Reloj astronómico

¿Quién no conoce la leyenda del triste destino del maestro Hanuš, el creador del reloj astronómico? Los ediles le dejaron ciego para que no pudiera construir una obra igual de impresionante en otro lugar. Para vengarse paró la máquina y Praga perdió su orgullo – en cien años nadie pudo repararlo. ¿Pero fue realmente el maestro Hanuš el padre de este monumento famoso en la Plaza de la Ciudad Vieja, a sólo unos pasos del hotel Rott Praga?

 

Otra versión de la historia dice, que el maestro predijo la gran guerra en el momento en el que el reloj se pusiera en marcha de nuevo. En el año 1866 se realizó una de sus grandes reparaciones y en nuestro territorio se desató la guerra austro-prusiana ... Sin embargo, todo fue un poco diferente.

Un reloj astronómico especial, pero no único

 

 A pesar de los esfuerzos de los ediles de Praga, se pueden ver alrededor del mundo varias réplicas del reloj – el cual, por otra parte, había encontrado la inspiración en el astrario de la ciudad italiana Padua de Giovanni de Dondi (1364). El modelo del ayuntamiento con el reloj se puede encontrar en el Parque de miniaturas Mini-Europa en Bruselas, unas reproducciones auténticas se encuentran en Tokio o Seul. El reloj astronómico moderno en el Valle de Cristóbal y en Bystrica Antigua, en Eslovaquia, también se inspiraron evidentemente en él.

 

Sin embargo, no vienen hacía ninguno de ellos todos los años 27 nobles checos, ejecutados en la Plaza de la Ciudad Vieja el día 21 de junio de 1621 por la participación en el levantamiento contra los Habsburgos. En silencio observan el famoso horologium y cualquier desviación pequeña en su funcionamiento es una señal de que en los países checos se acercan unos tiempos difíciles.

 

Por lo menos, eso es lo que dice la leyenda. Pero volvamos al maestro Hanuš. Su verdadero nombre era Jan Růže y él sólo modificó el reloj en 1490. Como su constructor debe ser considerado el relojero Nicolás de Kadan y el astrónomo Jan Šindel, ya que tenemos la primera prueba de la existencia del reloj del 9 de octubre de 1410. Durante el siglo XV fue añadida la decoración escultural.

 

El demonio oculto en el reloj

 

Parece increíble, pero trescientos años más tarde, el famoso reloj astronómico en la Torre del Ayuntamiento de la Ciudad Vieja acabo tan devastado que podría haberse vendido como una chatarra. El patriota Antonio Strnad contribuyó significativamente a su reparación total en 1866 al reloj fue añadida la figurita del gallo cacareando.

 

El famoso pintor Josef Mánes dibujó entoces un nuevo tablero del calendario con los símbolos del zodiaco, de las lunas y con el símbolo de la Ciudad Vieja de Praga. Es interesante que poco después se enfermó mentalmente y, literalmente, se volvió loco –por las noches, supuestamente, se paseaba por el interior del reloj con una vela en las manos.

 

¿Sería que tengan algo de verdad las historias que dicen que no se debe intervenir al reloj? Varios sabios cristianos incluso lo evitaban, ya que su propósito real, supuestamente, no era decir la hora, sino controlar el alma humana. El ojo del diablo, según los dichos, vive de la energía de los visitantes que miran con asombro ante el espectáculo espléndido...

Conozca las maravillas del reloj astronómico durante su estancia en Praga

 

Con buena razón, el reloj es especial no sólo desde una perspectiva histórica. La esfera del reloj astronómico muestra la posición del sol y de la luna, distintas horas y otros datos. La tabla del calendario muestra la fecha actual y las fiestas cristianas. En dos ventanas desfila una docena de los apóstoles y las estatuas en los bordes simbolizan los pecados y la educación.

 

La más gratificante de ellas es el esqueleto. Éste debe anunciar un día los tiempos difíciles para la nación checa. Impedirle a hacerlo puede únicamente un hijo varón nacido en la noche de Año Nuevo, el cual, a partir del primer movimiento de cabeza de la muerte, corre desde la catedral de Tyn a través de la Plaza de la Ciudad Vieja, antes de las últimas campanadas del reloj.

 

Igual de alentador suena la leyenda de un gorrión, que sobrevoló por la mandíbula abierta del esqueleto a la prisión en la torre del ayuntamiento, en la que justamente permaneció un caballero rebelde condenado a muerte. No fue hasta la próxima campanada del reloj, cuando logró sobrevolar de nuevo através de la mandíbula abierta a la libertad. El condenado lo entendió como una señal de Dios, y de hecho pronto fue liberado debido al cese de la batalla.