La Praga misteriosa y de miedo vivida en tus propias carnes

Praga vieja tiene muchos lugares misteriosos. Diablillos, hidalgos sin cabeza, cadáveres, gigantes y otros están vagando por sus calles y sólo depende de su cuidado no encontrarlos cara a cara. O, quizás, ¿tienes deseo de encontrarlos? Pues, acepta nuestra invitación a visitar las localidades enigmáticas y de miedo en Praga que no debes pasar por alto.

 

Tal vez sea Golem la criatura más conocida de nuestra metrópoli. Es así, sobre todo, gracias a la película fabulosa “Císařův pekař – Pekařův císař” (El Panadero del Emperador – El Emperador del Panadero) con el protagonista Jan Werich. En ésa se ha creado una visión actual de la apariencia de Golem.

 

La verdad es que la leyenda sobre el homúnculo es mucho más vieja, pero no corrió la fama general hasta el siglo XVIII, cuando se unió con la persona del rabino famoso Yehuda Löw ben Becalel. Él había creado a Golem, lo había vivificado guardándolo, al final, al desván de Staronová synagoga (La Sinagoga viejo-nueva), donde sigue guardado hasta hoy. Pues, durante tu estancia en Praga pasando alrededor de esta sinagoga recuerda a Golem.

La casa para pactar con el diablo


Vagando por Karlovo náměstí (Plaza de Carlos) nota Mladotovský palác (Palacio Mladotovsky) o sea Casa de Fausto. Aunque el doctor Faust nunca vivía aquí, ¡hay muchas pruebas de que el edificio está unido con el mismo infierno!

 

Tenga en cuenta que justo aquí vivía el alquimista famoso de Rudolgo II, Edward Kelly, el diablo. Aquí vivía el astrólogo Jakub Krucínek, cuyo hijo menor asesinó a su hermano mayor por una disputa por un tesoro hallado. La casa se quemó varias veces, una bomba cayó sobre la misma al final de la Segunda Guerra Mundial y en el tejado había un agujero por el cual pudiera pasar una persona adulta (o un diablo).

 

De este objeto lleva un pasillo subterráneo secreto a Novoměstská radnice (el Ayuntamiento de la Ciudad Nueva), se encuentra en el objeto una fuente mítica, hay también zapatillas infantiles emparedadas y esqueletos de gatos... Brr, se siente un escalofrío en la espalda.

 

Callejuelas y rincones misteriosos


También hay lugares de los que disfrutarás en tus propias carnes en el marco de tu alojamiento en Praga. Uno de ellos es una callejuela muy estrecha sin nombre cerca de Karlův most (Puente de Carlos), no lejos de la calle Cihelná y de la boca de Čertovka a Moldava. Puedes pasarla cuando quiera y te sentirás meramente horrible sin que corras un peligro – pues, si te da igual su anchura de sólo 70 centímetros y los muros altos de casa alrededor. ¡Hasta el movimiento de los peatones se rige por un semáforo!

 

Momentos peores acechan en Zlatá ulice (Callejón del Oro) que une las callaes Husova y Liliová en la Ciudad Vieja. Se cierra con llave por las noches, pues cuidado con no quedarte encerrado allí. Tampoco deberías omitir el castillo Vyšehrad. Además de que están enterrados en su cementerio muchos hijos e hijas de la nación checa, también puedes mirar los lugares desde los cuales, según las leyendas antiguas, se arrojó el caballo Šemík con su dueño Horymír.

 

Los repugnantes de Praga y otras enigmas


Puedes descubrir un sinfín de tales lugares al pasear desde tu hotel en Praga. Ofrecemos, por los menos, una lista telegráfica de los más interesantes (contamos más, tal vez, la próxima vez):

Círculos del destino en el jardín Na Baště del Pražský hrad (El Castillo de Praga).
Un esqueleto mendigando cada día después del anochecer alrededor de Carolinum.
La Columna del Diablo enigmática en el Vyšehrad
El Foco Cósmico de Praga en la forma de la estatua de Bruncvík
Un espíritu de un trasgo en el palacio de los Porges de Portheim
Un carnicero con su hacha de fuego haciendo estragos en los alrededores de la iglesia de Santiago