Los 10 mejores monumentos durante su estancia en Praga

No es una tarea fácil recomendar diez monumentos interesantes de Praga: eso significa que si escojen diez tiene que omitir muchos más. Además, esta tarea es cuestión de preferencias personales y de gusto y el ejemplo elegido no a todos les gustaría.

 

Sin embargo, el personal del hotel Rott intentó hacer la lista de modo que satisfaga los gustos más diversos de los visitantes más exigentes. Y la elección de los monumentos praguenses es de verdad variada: entre ellos pertenece una estatua grande en movimiento, una sala-picadero, una casa representativa, un cementerio, una escalera palaciega más grande de la Europa Central, jardines, una galería, un mirador, un edificio del hotel en Praga y también primera cúpula de vidrio en nuestra metrópoli.

 

Lo mejor de nuestro paseo de Pragaempieza en el corazón de la Ciudad Vieja, desde el hotel Rott. Nos guía por los callejones de la Ciudad hasta al Cementerio Judío, un lugar mágico, donde fueron enterrados miles y miles de judíos praguenses. Las lápidas, que por ser rigurosos dan la impresión de estar desnudas, comparten con los visitantes su larguísima historia y así presentan un recuerdo impresionante de los tiempos pasados.

La excursión al Castillo hacia los caballeros


El paseo nos lleva hasta arriba al Castillo de Praga el que merecería sus propios diez "mejores". Pero nosotros vamos a ver el edificio del Antiguo Palacio Real, respectivamente la Sala de Vladislav. Este impresionante lugar medieval fue construido para los jinetes y naturalmente con una escalera de acceso para ellos. Hoy en día, la sala se usa para los especiales eventos estatales.

 

El barrio debajo del Castillo de Praga se llama Barrio Pequeño y se conoce por sus palacios y jardines renacentistas y barrocos. Aproveche el alojamiento en Praga y dé un paseo por el Jardín Vrtbovská, un ejemplo maravilloso del arte de jardinería barroca. Rincones escondidos con las piezas hermosas del arte plástico barroco son una remanso de paz en el centro de la metrópoli palpitante.

La cabeza de Franz Kafka en Praga


Otros monumentos nos llevan de nuevo a la Ciudad Vieja de Praga, respectivamente a su frontera con la Ciudad Nueva: o sea, a la Casa municipal. Es un edificio que representa de manera impresionante el arte nuevo en Praga por medio de ornamentos y figuras. Todas sus salas y saloncillos son un testimonio asombroso de este estilo.

 

Cuando pasamos por la avenida Na Příkopě, rodeada de muchas tiendas y grandes almacenes, llegamos fácilmente por las calles 28. října y Národní hasta delante de Quadrio, la casa recién construida. Nuestro destino es una grandísima cabeza de Kafka en movimiento – una estatua de David Černý, el autor de otros edificios en la capital (lo recordaremos también al visitar la Torre de televisión en Žižkov por la que suben sus bebés). No importa cuántas estancias en Praga ha hecho, ni si es de día o de noche, o la luz en la cual vea esta estatua – objeto. Siempre le atraerá y fascinará.

 

El último punto del paseo en este barrio de Praga es Mánes, un conjunto de edificios en estilo funcionalista en las orillas del río Moldava. Después de una reconstrucción exitosa se abrió de nuevo para el público y sirve de sala de exposición.

Hotel Rott ofrece un alojamiento cómodo, Praga las atracciones inesperadas


Dos monumentos, que fueron elejidos, se encuentran fuera del centro de Praga. Se trata de la emisora de televisión la Torre de Žižkov construida a principios de los años noventa y ofreciendo a sus visitantes una vista de la ciudad checa más grande que le dejará sin respiración. La segunda es el Hotel International en el barrio Dejvice que data de los tiempos del duro régimen comunista y fue construido a ejemplo de los edificios de Moscú en el estilo del realismo socialista. Representa ambiciones y autoconfianza de los primeros años del socialismo de manera fascinante.

 

Al final del paseo regresemos a los alrededores de nuestro hotel en Praga. Cerca de él se encuentra una escalera barroca más grande de la Europa Central. El conde Clam-Gallas la dejó construir en su palacio y es accesible al público junto con otros espacios del Archivo de la capital de Praga.

 

El último punto de nuestro viaje es el propio hotel Rott – respectivamente uno de sus edificios, la casa con las pinturas según Mikoláš Aleš. En esta casa nació la primera cúpula en Praga de vidrio y hormigón, hecha para la familia de los Rott y su ferretería. También estos espacios son accesibles: hoy en día se encuentra allí el famoso Hard Rock Café.