Praga de cien torres, Praga de película

Los agentes, los marginados, los magos.  Cuando paseen a través de Praga, recuerden las famosas películas de Hollywood, grabadas aquí. Nuestra capital está repleta de los sitios asociados con la pantalla de plata.  Sólo basta con mirar cuidadosamente.  A una corta distancia del Hotel Rott.

En los tiempos de socialismo en nuestro país, por supuesto, los equipos de filmación americanos, no podían filmar aquí, y a Praga, al igual que a toda la república, evitaban de lejos.  Simbólico en este sentido fue la épica superproducción del largometraje bélico, La Puente de Remagen, del director John Guillermin, en el trágico año 1968: en la confluencia de los ríos Vltava y Sázava, a muy pocos kilómetros de los actuales límites de la ciudad...

En una honorable excepción se convirtió, premiada con los premios Oscar, la película Amadeus de Miloš Forman (1984), la cuál nos presenta en la pantalla a la Residencia Invalidovna, al Teatro Nacional  llamado Stavovské divadlo, o el Castillo de Praga Hradčany.

Las películas en el Castillo de Praga y en sus cercanías


Precisamente los alrededores del Castillo de Praga  se convirtieron en los últimos años, cuando sobre la realización de las películas deciden sólo las finanzas y la idoneidad del lugar, en uno de los lugares más populares cinematográficamente.  Aparece, por ejemplo, en Destino de caballero (2001, dirigida por Brian Helgeland). El patio del Castillo de Praga verán en Misión Imposible: Ghost Protocol (2011, dirigida por Brad Bird).

En El ilusionista (2006, dirigida por Neil Burger) el Castillo de Praga Hradčany representó al Schönbrunn de Viena. En Los Miserables incluso el director Bille August encargó retocar la Catedral de San Vito, reemplazándola por la catedral parisina de Notre Dame.  En la misma película, sin embargo, actúa la Plaza del Castillo, Hradčanské náměstí, o el Palacio Martinický. Tan sólo a unos pocos pasos de distancia, en el Monasterio de Strahov, fueron originados los paseos paranormales de Hellboy, y para la misteriosa investigación criminal Desde el infierno (2001).

Las plazas y los puentes de Praga en las películas


Otro gratificante lugar cinematográficamente es la Plaza de Ciudad Vieja, Staroměstské náměstí. La hizo famosa ya la primera importante producción americana en nuestro país, la legendaria Misión Imposible (1996, dirigida por Brian de Palma). La escena con el acuario gigante roto recordará casi todo el mundo.

La misma película también utilizó los interesantes espacios del Museo Nacional y de la seguida Plaza de San Venceslao. En la exitosa película del agente secreto James Bond, Casino Royale (2006, dirigida por Martin Campbell) nuestra institución de exposiciones más importante representaba a un hotel en Venecia. Y también tuvo su breve destello en el ya mencionado thriller Desde el infierno, en el cual la capital checa suplió a oscuro Londres del siglo XIX. Los realizadores, supuestamente, disfrutaron sobre todo del único ambiente del hospital llamado U Apolináře.

Los símbolos de Praga incluyen el Puente de Carlos. En la película Misión Imposible corre a través del puente Tom Cruise, y un papel importante desempeña también en las acciones de zurrar en XxX (2002, dirigida por  Rob Cohen). De esta manera está presentado a los espectadores también el Templo de Tyn de Praga, las escaleras de la Ciudad Pequeña o la Casa Municipal, captado en las imágenes de Edith Piaf (2007, dirigido por Olivier Dahan).

Perlas de cine de la capital


Ya mencionados Los Miserables fueron rodados también en el Palacio de Troja, el diabólico Hellboy (2004, dirigida por Guillermo del Toro) en la industrial ciudad de Holešovice, y El caso Bourne (2002, dirigida por Doug Liman) en la isla urbana Kampa de Praga.

Además de importantes y populares atracciones turísticas, Praga presentó en las películas algunos lugares realmente extraños. Se encuentra entre ellos la planta de tratamientos de aguas residuales en Bubeneč, en la Misión Imposible: Ghost Protocol, la descuidada Estación de carga en Žižkov en Se busca en Hispanoamérica (2007, dirigida por Timur Bekmambetov), y el edificio en construcción en la calle Lomnický, en Unlocked (2017, dirigida por Michael Apted).

Debido a la filmación de El niño 44 no dudó el director Daniel Espinosa en el año 2015 parar el funcionamiento del metro en la línea B, entre las estaciones Anděl y Smíchov.  La mala suerte, de lo contrario, acompañó al equipo de La Liga de los Hombres Extraordinarios  (2003, dirigida por Stephen Norrington): la gran inundación había destruido la decoración de la película digna de siete millones de dólares ...