Puentes de Praga, o sea no es sólo el de Carlos

Cuando se dice Praga y sus puentes, probablemente todo el mundo recordará inmediatamente el más famoso de ellos – el de Carlos. En la capital, sin embargo, se pueden encontrar muchos otros puentes, únicos desde el punto de vista histórico, cultural o técnico. Al contrario, algunos ya se llevó el tiempo. Recuérdese a sí mismo los más interesantes y deje inspirarse para un paseo agradable durante su estancia en Praga.

 

Por ejemplo, durante los paseos por el Puente de Carlos es bueno darse cuenta de que en su lugar estaba situado entre los años 1172 y 1342 (cuando fue destruido por una inundación) el Puente de Judita. Pueden ver los restos del puente más antiguo de Praga, por ejemplo, en el edificio de la Orden de la Cruz con una estrella roja en la plaza Křižovnické náměstí.

 

Las cadenas y los tubos de los puentes

Atrás han quedado también los dos puentes en cadena, construidos después de la finalización del Puente de Carlos. Entre 1841 y 1898 unía la Avenida Nacional con Újezd el Puente del emperador Francisco I. El Puente de las Legiones con dos torres en ambos extremos, las cuales servían para cobrar el peaje, fue su sucesor. El Puente de Francisco José I. sirvió desde 1868 hasta 1946, cuando fue sustituido por el Puente de Šverm, que ahora se llama el Puente de Štefánik. En la orilla izquierda se entra en el túnel de Letná.

 

En el punto más al sur de Praga se encuentra el Puente de la Carrera de la paz en Zbraslav, en el punto más al norte el trío de los puentes van a la Isla Imperial, que le llevarán de Stromovka al parque zoológico. En el centro de la ciudad, no muy lejos del hotel Rott, los Puentes de Palacký, Jirásek, Mánes y Čech, construidos entre los años 1878 y 1931, cruzan nuestro río más largo.

 

Los puentes modernos de Moldava (el de Barrandov, de Hlávka y de Barikadniků) son cruciales para el tráfico de vehículos de Praga. Un significado similar tiene el Puente Nuselský sobre el valle del mismo nombre, en el tubo del cual pasan los trenes del metro de la línea C. Vale la pena dar una vuelta por la ruta B en las secciones Hůrka – Lužiny y Rajská zahrada- Černý most, ya que pasan por los puentes cerrados.

 

En el Puente de Praga

Pocos se dan cuenta de que en Praga los puentes pasan también sobre el río Berounka. El más original, debido principalmente a las torres de observación, es el Puente Lahovický. Tiene una longitud de 217 metros, pero en Praga se considera el „pobrecito“ , el puente de carretera más largo es Libeňský (antes llamado "Stalingrado"), es de 780 metros. A los poseedores del récord absolutos es necesario buscarlos entre los puentes ferroviarios: el famoso viaducto de Negrelli tiene unos respetables 1.110 metros de la longitud,el Puente de Branik (comúnmente conocido como el "Puente de la inteligencia") a unos 200 metros menos.

 

Entre los puentes fuera de los ríos merece la pena visitar durante su estancia en Praga incluso el Puente de polvo, el puente viejo sobre la Zanja de Ciervo en el Castillo de Praga. Y también el puente del teleférico en Petřín, la mejor manera de disfrutar es dar una vuelta en la cabina pasando por las colina de Petřín.

 

El último de los puentes de Praga es el Puente de Troya abierto en el año 2014, además cuenta con la mayor distancia de longitud entre sus extremos (196 metros). La pregunta es cuánto tiempo se mantendrá esta primacía, ya que se planean muchos otros puentes. Sin embargo, cuándo podemos esperar la construcción de los puentes como Zlichov - Dvorce, una pasarela hasta el Prado Imperial y Štvanice, el Puente Výtoňský o Suchdolský, eso es la música del futuro. Para dar un paseo sobre ellos vamos a tener que esperar.